El sexo de las Ángeles

Me llamo Ángeles, aunque me llaman Ángela. Me habría gustado tener un nombre algo más maléfico, que sonara como Daiavola o algo así, pero mis padres, bondadosos, debieron sentir que si un nombre determina, tenían claro la clase de hija que querían. Me dejaron marcada de por vida, como ahora, con cada año que se ha ido sumando a mi apariencia, constato en la blancura de mis canas. La noche de mi último cumpleaños a la una de la madrugada me mandaron la primera felicitación. El amante una década más joven, compacto y musculado, en exceso para mi gusto más … Continúa leyendo El sexo de las Ángeles

El arte del retiro

Cuando creo que tras un año de artículos, el viaje físico de miles de kilómetros que originó este cuaderno virtual, que continuó su camino creativo a lo largo de los meses, ha llegado a su término -quién tiene tiempo para leer, para dedicarle, qué tengo que ofrecer y a quién para detenerse en esta pantalla-, llega un correo con el aviso de un nuevo seguidor que se suma al blog. Con avatar desconocido ¿amigo? ¿buceador de webs? ¿enlazado desde otros diarios?, lo tomo como petición de continuar aventura. Quizá, me digo, si se despierta en la creencia de la nimiedad … Continúa leyendo El arte del retiro