Domingo 28 en Liber Arte Madrid

Mucha música y un poco de Literatura… en el domingo más inocente.

En la calle Ave María 32 del barrio de Lavapiés. Cantina cultural en Madrid.  A las 20:00. Recital Diego Paqué

―Bueno, he cumplido con mi trabajo ―dijo, tras permanecer un rato   R5En lo alto de la escalera

inclinada junto a él, acariciándole la espalda―; nuestra clienta estará satisfecha ―comentó como para sí, en un susurro―, y espero que tú también. Cada vez sigue siendo importante.

Se vestía ya la mujer cuando Julio deseó hacerle muchas preguntas.
Pero se sentía cansado, con un sueño plácido llamándole desde el otro lado de su mente, un lado oscuro y apetecible.
―Siento que te haya tocado acabar tan pronto; no tienes aspecto de enfermo. En otros casos no imaginas cómo puede llegar a ser de desagradable.

No…, nada se aprecia que anuncie tu realidad. Lo lamento, de veras.

Sin duda sabes cuánto debes agradecer que haya alguien que te ame tanto como para pagar los servicios de la empresa Amor en Tu Fin.

Acordes

Julio quiso abrir los ojos. Las siglas ATF. Ella acababa de dar significado

a las fatídicas siglas.  Adama, su novia, le había hablado alguna vez de aquella

empresa que a él le había parecido absurda, irreal, de película siniestra, y no le había

hecho mucho caso: a Adama le gustaba fabular sobre los clientes del gimnasio,

abogados, médicos…, y sobre las cosas que le contaban ―estaba seguro de que solo

para impresionarla― así que le había prestado poca atención, como a otras tantas

cosas que ocurrían fuera de su vida y no le interesaban nada.

Quién eres tú… pronto

Quiso decir algo, pero sentía como si viajase y se estuviera alejando lentamente de

aquella habitación.

―Al fin y al cabo ―dijo la eficiente empleada de ATF con la mano en

el pomo de la puerta―,  esto es mejor que morir entre tubos y

lamentos de otros pacientes, en un hospital.

Tu novia es una mujer inteligente y sabe que este modo de fin es

preferible, dada tu penosa enfermedad que desconozco por las

normas estrictas de la empresa, pero que sé irreversible,

como en todos los casos de los que nos encargamos.

No te preocupes ―continuó con una sonrisa que le costaba ver desde

su posición, tumbado inmóvil en la cama, mientras notaba que la

saliva le caía por la comisura de la boca y los labios ya no respondían a

su orden mental de plegarse sobre los dientes, para evitar la

emanación fluida―, cuando llegue al recibidor del hotel, ya habrá

acabado todo. El compuesto que te he dado es rápido e indoloro y,

además, mezclado con limón, no deja huella: somos buenos

profesionales ―aseguró la bella mujer con impoluta convicción―.

Y por una vez, hasta yo he disfrutado. Tienes un cuerpo espléndido.

Lástima. Ha sido un placer, de verdad, gracias ―sonrió desde el

umbral de la puerta y cerró con llave desde fuera.

En un último destello de clarividencia, sin sentir ya los miembros de su

cuerpo… Sano, Julio comprendió que Adama se había dado por

vencida.

… Pronto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s