En sus tibias manos… a punto de máquinas

Tripas… Contigo a través de Latiovisual, Asociación cultural

[…] Cambiamos los repetidos si no son de los favoritos,

los rellenos valen doble,

los que no te gustan los cambias, por ejemplo, los de anís, que nadie quiere,

o los de menta,

que solo te valen para dárselos a los padres que les gustan para cuando no fuman,

o por fumar, y la madre dice:

«Abel, ¿no tienes un caramelo menta que echáte a la boca, hijo mío? Es que con tanto tabaco ¿no ves que apestas?»

Entonces tu padre busca en el bolsillo los caramelos que le has dado de algún bautizo. Y te lo agradece.

[leer +… leonorpaque13@gmail.com]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s