El arte del retiro

Cuando creo que tras un año de artículos, el viaje físico de miles de kilómetros que originó este cuaderno virtual, que continuó su camino creativo a lo largo de los meses, ha llegado a su término -quién tiene tiempo para leer, para dedicarle, qué tengo que ofrecer y a quién para detenerse en esta pantalla-, llega un correo con el aviso de un nuevo seguidor que se suma al blog. Con avatar desconocido ¿amigo? ¿buceador de webs? ¿enlazado desde otros diarios?, lo tomo como petición de continuar aventura. Quizá, me digo, si se despierta en la creencia de la nimiedad … Continúa leyendo El arte del retiro

La espera de Adéle

Adéle pasaba sus días esperando. Esperando.                                                           Fotografía Zuhaitz Silva No decía qué esperaba, se reconcentraba en unos rasgos que nada transmitían, como cuando se cubría el cuerpo con la chaqueta de punto, extendiendo una doble muralla de tejido y brazos ante su pecho, hiciera o no hiciera frío. Cada tarde, Adéle se arrebujaba. Sobre su chaqueta, sus mangas, en sí misma, sus injurias listadas mentalmente una tras otra en un inventario cada … Continúa leyendo La espera de Adéle

La noche fue un regalo

Querida Yun: La noche fue un regalo y nos dejó el dulce sabor del postre después de toda la elaboración que requiere una gran comida. Hemos trabajado mucho este verano y vinieron grupos distintos de la ciudad a ver el espectáculo. No presumo si te digo que los quince que lo componíamos conseguimos emocionar, siguiendo la ruta que trazaba el director, atento a cada detalle, capaz de solucionar lo pequeño y tener un visión de conjunto que sin temor a negaciones ni dejarse vencer por el tiempo de la isla, que amaneció iracundo y chorreando empapándolo todo al principio de … Continúa leyendo La noche fue un regalo

Literatura, guisos y tecnología

Bromeo con un amigo sobre cómo quizá  las letras, la cocina y la informática, tienen en común poder servir para la seducción. Si bien hay que saber combinarlas para deleitar a  gente querida, le invito a usar  esta ventana a modo de fogón donde hornear su buen puchero y ver qué sale. Se me saltan las lágrimas, sin haberme aproximado a una cebolla, que no pico, sino por haber leído su receta aderezada con un genial sentido del humor. Este: Los Espaguetos a la Carbonara Al amigo y curioso lector que con esta página tropezase habrè de advertir que no … Continúa leyendo Literatura, guisos y tecnología

Lo que sujeta sus muñecas entre sí y al cabecero de la cama, floreado de forja, es una de las mejores corbatas de seda que hace un rato pendían de la parte interior de la puerta del armario ropero. No la ha visto, en la semipenumbra de la habitación no ha sabido cuál cogía, no era una cuestión de escoger, simplemente tirar de una. No le hace daño ni molesta más bien parece una suavisima pulsera. Suave, fresca y larga, garganta abajo, donde curiosea  su peso liviano, y en la postura con los brazos ligeramente alzados le cruza el pecho, … Continúa leyendo